Ética, publicidad y pandemia

El marketing es la disciplina que permite a los equipos de comunicación dotar de valor a un producto o servicio, establecer un vínculo con los clientes de una empresa y fidelizar esa relación para que perdure en el tiempo.

Las medidas de distanciamiento social implementadas por los gobiernos en todo el mundo, frente al avance de la pandemia de COVID-19, cambiaron las reglas de juego en distintos ámbitos de la vida cotidiana. Uno de los rubros que tuvo que reinventarse fue el de la comunicación digital.

En esta coyuntura, a las agencias de marketing se les presentó un dilema ético ¿Se puede hacer publicidad durante un contexto de crisis sanitaria? ¿Es correcto estimular a las personas a salir de sus casas si los gobernantes están exigiendo lo contrario?

Mientras se intentaba responder estos interrogantes, las empresas necesitaban seguir subsistiendo, generando ingresos y brindando trabajo a sus colaboradores para que no se presentara la dificultad de tener que despedir a algún miembro del equipo.

Esa dicotomía permitió que la publicidad institucional volviera a cobrar fuerza. Es decir, el desarrollo de campañas que fortalecieran el vínculo del cliente con la marca, pero a partir de los valores, la cultura y las tradiciones que siempre caracterizaron a la empresa. Distintas organizaciones pudieron impulsar prácticas de comunicación sustentable, cuidando a las personas del virus y generando nuevos canales de ventas que les permitieron hacer frente a las dificultades económicas que presentó y sigue ocasionando la pandemia.

En este tablero de juego que estableció nuevas reglas para la publicidad se tuvieron que mover los especialistas en marketing. La propuesta fue desafiante, pero dejó enseñanzas que trascenderán en el tiempo.

Hace unos días comencé a escribir un artículo que presentaré en la próxima convocatoria de autores de Grupo DIRCOM. Los párrafos antes narrados son parte del resumen de la propuesta. Mi idea es seguir reflexionando en torno a esta triada conceptual: ética, publicidad y pandemia. El punto en común es la cultura, ya que todo acto comunicacional provoca cierto impacto en la cultura de cada sociedad.

En las próximas semanas tendré más novedades acerca del mencionado artículo que está en pleno proceso de elaboración. Mientras tanto, para mí sería muy interesante que, quienes lean este texto, puedan compartir sus opiniones y/o devoluciones acerca de la temática propuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.