Cómo desarrollar la marca empleadora en una ONG

Sostener los principios de la Comunicación Interna

Los procesos de comunicación y diseño no solo convergen en una buena planificación de acciones para desarrollar estrategias de marketing o comunicación externa. También involucran a ambas disciplinas en la elaboración de herramientas que colaboren con una gestión adecuada de los canales de Comunicación Interna.

¿Y por qué es importante destinar presupuesto para la creación de insumos que sean aplicados a este rubro? Porque el manejo óptimo de la comunicación entre los distintos bloques que forman parte de la organización es la base de cualquier plan de marketing. Así es, se debe partir de una situación controlada por parte de la persona que esté a cargo de la dirección de la comunicación. Una adecuada gestión de la Comunicación Interna favorecerá al clima laboral, potenciará el trabajo en equipo, brindará espacios para el diálogo y fomentará la empatía dentro de la institución.

Todas estas características están contenidas en un plan de Comunicación Interna, y para que los mismos empleados de una empresa sean embajadores de marca, es fundamental trabajar en un concepto llamado marca empleadora.

Mi experiencia al gestionar marca empleadora

El trabajo en las organizaciones sin fines de lucro no dista mucho de las estrategias que se pueden plantear en el mundo del marketing comercial. Si bien una ONG no brinda ningún servicio o producto tangible, las teorías del marketing social indican que esta disciplina surgió a partir de distintos postulados vinculados a la gestión empresarial. Simplemente hay que saber adaptar nuestra estrategia, posicionándonos en un paradigma adecuado que trabaje por la promoción de los derechos humanos y la importancia de las personas como principales precursoras de estas iniciativas que persiguen el bien de forma completamente desinteresada.  

En el ámbito de las ONG, la gestión de la Comunicación Interna no está exenta de la planificación que debe elaborar el equipo a cargo del Área de Comunicación. No solo se debe tener en cuenta cómo se posicionará a la institución dentro del campo de las distintas organizaciones que buscan recibir donaciones, sino que también será fundamental trabajar para motivar al voluntariado y empoderarlo para lograr un sentido de pertenencia apto para la fidelización de los públicos internos.

En este sentido, la marca empleadora es el concepto a desarrollar a partir de los valores institucionales. Teniendo en cuenta la misión y visión de la ONG con la que trabajamos, podemos impulsar algunas piezas gráficas y audiovisuales para el plan de Comunicación Interna. Estos insumos de uso interno permitirán compartir entre la Comisión Directiva, el personal de la institución y el voluntariado, diferentes perspectivas de lo que es el rol de cada persona dentro de la organización. De esta manera, se logrará que las personas que forman parte de la ONG sean quienes construya en equipo la identidad y redefinan algunos rasgos que el mismo paso del tiempo a veces desdibujar un poco.

Es apropiado revalorizar en sí el rol de cada individuo que elija sumarse a una organización social. Acompañar la estrategia de comunicación con soporte gráfico y audiovisual es clave para que las personas involucradas el proceso valoren el trabajo cotidiano, y de esta manera asuman la importancia que tiene el testimonio y los conceptos vertidos por cada integrante.

Una vez finalizada cualquier campaña de Comunicación Interna que impulsemos, el paso siguiente es medir el impacto. Evaluar los resultados obtenidos permite afinar el lápiz para futuras iniciativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.